Se encuentra usted aquí

Conociendo a los protagonistas de la Formación para el Trabajo con sede en Bolivia

Dónde nos encontramos

De visita en Bolivia

Aprovechando la reciente visita que hice a Bolivia  decidí ponerle rostro a las compañeras y compañeros del Programa de Formación para el Trabajo con los que converso  frecuentemente  y trabajo a la distancia. Para mí era importante poder conocer un poco más a Erika y a Daniela Mendoza y acercarme al importante trabajo que con sus enlaces está realizando para mantenernos comunicados de las acciones del programa. Daniela y su equipo vienen desarrollando un ambicioso plan de comunicaciones que pretende articular la vida del programa (formación para el trabajo en los países) con los enlaces de comunicación de los países en donde se lleva a cabo el programa.

Pero antes de entrar en contacto con  Daniela, su sede es Cochabamba, quería conocer el equipo que desde Santa Cruz de la Sierra, coordina y trabaja este ambicioso proyecto de “formar para el trabajo e insertar en la vida laboral a hombres y mujeres” de 21 países en donde está Fe y Alegría y que desde hace algunos años hacen parte del proyecto financiado por Accenture.  Fue realmente maravilloso conocer y compartir las experiencias de Adela Colque, Coordinadora del SIET y de su equipo, Juan Carlos Avalos, Cesar Rosales, Gabriela Hervas, Lourdes García y Ramiro Paredes.

Pero sin lugar a dudas los mejores momentos de esta visita fueron los que compartimos con jóvenes y adultos que han pasado por el programa de formación para el trabajo y hoy ven sus vidas transformadas. Luis Rodrigo Hinojosa, su padre Herlan Hinojosa y un cuñado, fueron los primeros en recibir nuestra visita. Los tres son egresados de la Escuela Técnica San Alfonso de Fe y Alegría, los tres son técnicos en metalmecánica y los tres son los líderes de la producción de la empresa “Tornería Rofren”.  Luis Rodrigo, el más joven,  fue con quien más conversamos, nos contó lo importante que ha sido para él la formación dada en la Escuela y sus planes a corto plazo. “Quiero estudiar ingeniería industrial, mi sueño es poder tener mi propio taller, en donde mi padre y yo podamos hacer empresa”. Luis Rodrigo es un joven alegre, entusiasta, muy espiritual, que transmite esperanza y optimismo, al conversar con él se siente el espíritu y la formación de Fe y Alegría.

Y así seguimos conociendo ex - alumnos del SIET. Magui Caumol es una mujer de 46 años, casada, madre de dos hijos y dueña del salón de belleza “Shirley”, el que inauguró hace tres meses y en el que tiene puestos todos sus sueños e ilusiones. “Yo siempre quise dedicarme a este oficio, desde que era niña me gustaba, recuerdo que mi Papá me dio varios castigos por cortarle el cabello a mi hermana, por eso para mí poder tener mi propia peluquería es un sueño que he hecho realidad”. Magui, con lágrimas en los ojos, nos fue narrando lo que ha significado para ella poder participar en  el curso de peluquería y belleza que estudió en ETESA, y que le ha dado las herramientas para ser dueña de su propio emprendimiento, ella es consiente que la formación que hasta ahora ha recibido es solo el inicio, “Realmente quiero seguir estudiando,  estoy segura que entre más aprenda y mejor me forme podré ofrecer mejor servicio a mis clientas y podré hacer de mi negocio el mejor del barrio”.

Después de un largo día de visitas y recorridos por Santa Cruz de la Sierra mi destino fue Cochabamba, Daniela me esperaba para conocer algunos centros y visitar algunas experiencias del programa.  Nuestra primera parada fue en la Oficina Departamental de Cochabamba en donde tuve el placer de volver a encontrarme con mi excompañero de oficina Luis Carrasco, actual Director departamental. Me alegró mucho este encuentro, fue un momento para recordar viejas anécdotas y para refrescar noticias.

De allí salimos Daniela y yo en magnífica compañía, Luis nos presentó a Milenca Quisbert, comunicadora social, encargada desde hace un año del área en la oficina departamental, con quien no solo hicimos gran empatía, sino con quien nos atrevimos a soñar y a planear grandes proyectos en donde la comunicación sea protagonista.

Con Milena y Daniela salimos a conocer el  Instituto Tecnológico Nuestra Señora del Pilar – ITP  de Fe y Alegría en donde pudimos compartir con los chicos y chicas estudiantes de las carreras de mecánica industrial y administración de empresas. Alrededor de 80 jóvenes estudian allí y  sueñan con un mejor futuro, hay chicos de Cochabamba y de otros lugares cercanos que llegan como internos a construir sus sueños y su futuro. Conversamos con Marcelo, con Gustavo, con Samuel, con Nohemí, con Emmanuel, con el Profesor Marco Antonio Vargas, los vimos trabajando, modelando sus sueños, construyendo sus futuros, pudimos constatar que para cada uno de ellos es importante estudiar y aprender un arte que les permita forjar un futuro con mayor esperanza.

Las palabras del profe quedaron retumbando en nuestros oídos “Para mí lo más importante es que yo logre hacer de estos muchachos y muchachas buenos seres humanos, yo me conformo con que sean buenos ciudadanos, buenos hijos, buenos padres o madres de familia, ya lo demás vendrá por añadidura”

Sin lugar a dudas esta fue la mejor forma de terminar nuestra visita. Conocer al equipo del SIET, conocer los centros, vivenciar lo que a diario leemos y decimos, fue una linda forma de acercarme al Programa de formación para el trabajo de la Federación.

Vea todas las fotos

Claudia Patricia Ríos

Coordinadora de Comunicaciones

Federación internacional de Fe y Alegría

De visita en Bolivia

Aprovechando la reciente visita que hice a Bolivia  decidí ponerle rostro a las compañeras y compañeros del Programa de Formación para el Trabajo con los que converso  frecuentemente  y trabajo a la distancia. Para mí era importante poder conocer un poco más a Erika y a Daniela Mendoza y acercarme al importante trabajo que con sus enlaces está realizando para mantenernos comunicados de las acciones del programa. Daniela y su equipo vienen desarrollando un ambicioso plan de comunicaciones que pretende articular la vida del programa (formación para el trabajo en los países) con los enlaces de comunicación de los países en donde se lleva a cabo el programa.

Pero antes de entrar en contacto con  Daniela, su sede es Cochabamba, quería conocer el equipo que desde Santa Cruz de la Sierra, coordina y trabaja este ambicioso proyecto de “formar para el trabajo e insertar en la vida laboral a hombres y mujeres” de 21 países en donde está Fe y Alegría y que desde hace algunos años hacen parte del proyecto financiado por Accenture.  Fue realmente maravilloso conocer y compartir las experiencias de Adela Colque, Coordinadora del SIET y de su equipo, Juan Carlos Avalos, Cesar Rosales, Gabriela Hervas, Lourdes García y Ramiro Paredes.

Pero sin lugar a dudas los mejores momentos de esta visita fueron los que compartimos con jóvenes y adultos que han pasado por el programa de formación para el trabajo y hoy ven sus vidas transformadas. Luis Rodrigo Hinojosa, su padre Herlan Hinojosa y un cuñado, fueron los primeros en recibir nuestra visita. Los tres son egresados de la Escuela Técnica San Alfonso de Fe y Alegría, los tres son técnicos en metalmecánica y los tres son los líderes de la producción de la empresa “Tornería Rofren”.  Luis Rodrigo, el más joven,  fue con quien más conversamos, nos contó lo importante que ha sido para él la formación dada en la Escuela y sus planes a corto plazo. “Quiero estudiar ingeniería industrial, mi sueño es poder tener mi propio taller, en donde mi padre y yo podamos hacer empresa”. Luis Rodrigo es un joven alegre, entusiasta, muy espiritual, que transmite esperanza y optimismo, al conversar con él se siente el espíritu y la formación de Fe y Alegría.

Y así seguimos conociendo ex - alumnos del SIET. Magui Caumol es una mujer de 46 años, casada, madre de dos hijos y dueña del salón de belleza “Shirley”, el que inauguró hace tres meses y en el que tiene puestos todos sus sueños e ilusiones. “Yo siempre quise dedicarme a este oficio, desde que era niña me gustaba, recuerdo que mi Papá me dio varios castigos por cortarle el cabello a mi hermana, por eso para mí poder tener mi propia peluquería es un sueño que he hecho realidad”. Magui, con lágrimas en los ojos, nos fue narrando lo que ha significado para ella poder participar en  el curso de peluquería y belleza que estudió en ETESA, y que le ha dado las herramientas para ser dueña de su propio emprendimiento, ella es consiente que la formación que hasta ahora ha recibido es solo el inicio, “Realmente quiero seguir estudiando,  estoy segura que entre más aprenda y mejor me forme podré ofrecer mejor servicio a mis clientas y podré hacer de mi negocio el mejor del barrio”.

Después de un largo día de visitas y recorridos por Santa Cruz de la Sierra mi destino fue Cochabamba, Daniela me esperaba para conocer algunos centros y visitar algunas experiencias del programa.  Nuestra primera parada fue en la Oficina Departamental de Cochabamba en donde tuve el placer de volver a encontrarme con mi excompañero de oficina Luis Carrasco, actual Director departamental. Me alegró mucho este encuentro, fue un momento para recordar viejas anécdotas y para refrescar noticias.

De allí salimos Daniela y yo en magnífica compañía, Luis nos presentó a Milenca Quisbert, comunicadora social, encargada desde hace un año del área en la oficina departamental, con quien no solo hicimos gran empatía, sino con quien nos atrevimos a soñar y a planear grandes proyectos en donde la comunicación sea protagonista.

Con Milena y Daniela salimos a conocer el  Instituto Tecnológico Nuestra Señora del Pilar – ITP  de Fe y Alegría en donde pudimos compartir con los chicos y chicas estudiantes de las carreras de mecánica industrial y administración de empresas. Alrededor de 80 jóvenes estudian allí y  sueñan con un mejor futuro, hay chicos de Cochabamba y de otros lugares cercanos que llegan como internos a construir sus sueños y su futuro. Conversamos con Marcelo, con Gustavo, con Samuel, con Nohemí, con Emmanuel, con el Profesor Marco Antonio Vargas, los vimos trabajando, modelando sus sueños, construyendo sus futuros, pudimos constatar que para cada uno de ellos es importante estudiar y aprender un arte que les permita forjar un futuro con mayor esperanza.

Las palabras del profe quedaron retumbando en nuestros oídos “Para mí lo más importante es que yo logre hacer de estos muchachos y muchachas buenos seres humanos, yo me conformo con que sean buenos ciudadanos, buenos hijos, buenos padres o madres de familia, ya lo demás vendrá por añadidura”

Sin lugar a dudas esta fue la mejor forma de terminar nuestra visita. Conocer al equipo del SIET, conocer los centros, vivenciar lo que a diario leemos y decimos, fue una linda forma de acercarme al Programa de formación para el trabajo de la Federación.

Vea todas las fotos

Claudia Patricia Ríos

Coordinadora de Comunicaciones

Federación internacional de Fe y Alegría