Se encuentra usted aquí

La Federación Internacional de Fe y Alegría a la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno reunida este 15 y 16 de noviembre de 2018 en Antigua Guatemala

Desde la Federación Internacional de Fe y Alegría saludamos a la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de gobierno de los 22 países miembros reunida este 15 y 16 de noviembre de 2018 en Antigua Guatemala, que tiene como lema “Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible”. Hacemos votos para que este nuevo espacio para la política tenga la voluntad de sus participantes,para que no se quede en retórica y se pase a iniciativas concretas para impulsar tan noble y necesaria intención.

Sin lugar a dudas la apuesta mas urgente y relevante que se puede hacer para que nuestra región sea cada vez más “próspera, inclusiva y sostenible” es que se sumen y convoquen a la sociedad toda a unir esfuerzos para garantizar el derecho humano a la educación de todos y todas en todas partes. Constatamos con indignación, que a pesar de los esfuerzos importantes de algunos estados, somos de las regiones del mundo en las que millones de niños, niñas y adolescentes no van a la escuela. Que solo 1 de cada 3 menores latinoamericanos entre 6 y 14 años no pueden comprender
correctamente lo que leen. Que a pesar de haber aumentado la atención en educación primaria, también aumenta en proporciones alarmantes la deserción en el mismo nivel. Que solo la mitad de
los y las adolescentes culminan la secundaria, siendo los mas pobres los que menos terminan su educación básica. Que apenas hay iniciativas tímidas para atender a las personas que son expulsadas
por el sistema educativo para que se reincorporen en programas de educación de adultos y de capacitación para el trabajo productivo y el emprendimiento.


Si de algo estamos conscientes es que necesitamos una educación de calidad, pertinente, inclusiva, productiva y gratuita en nuestra región. Y de que la tarea para que este derecho humano deje de
ser un sueño para millones de personas y se convierta en una realidad, no la podemos hacer solos. Ni gobiernos, ni sociedad civil podemos hacerlo solos. Para lograrlo necesitamos la voluntad política, el compromiso de todos, el trabajo conjunto y la alineación de esfuerzos. La Agenda 2030 nos pone la medida a todos y a todas. En julio de 2019, Naciones Unidas revisará el Objetivo de Desarrollo número 4. Queremos aprovechar este momento de nuevo para convocarnos, especialmente a los gobiernos y la comunidad internacional, a asumir los compromisos adquiridos en la Agenda 2030- La reducción de la pobreza tiene una relación directa con las acciones por una educación de calidad para todos y para todas. Cada euro, cada dólar bien invertido es una apuesta de futuro. Y por el contrario, por cada euro, cada dólar reducido en esta inversión, es una vuelta atrás en el desarrollo de las personas y las sociedades, una vuelta atrás a la prosperidad, inclusión y sostenibilidad de la región.

Según los datos ofrecidos por UNESCO, el déficit de financiación en materia de educación para alcanzar la universalización de la educación secundaria en 2030 a escala internacional asciende
hasta los 39.000 millones de dólares. Hacemos desde aquí un llamado a todos los países que han reducido de manera drástica en los últimos añossus presupuestos de educación, que saquen bien sus cuentas. Que dinero que reducen, es pobreza la que aumentan. Les animamos a retomar su compromiso multilateral y en esto pueden contar con nosotros.

En síntesis les convocamos y les demandamos a:

  1. Trabajar juntos para garantizar el Derecho Humano a la Educación priorizando a las poblaciones más vulnerables, con énfasis en los más pobres, la primera infancia y los que desertan del sistema educativo.
  2. Fortalecer la Educación Pública de calidad, gratuita y universal.
  3. Aumentar los presupuestos destinados a la educación con indicadores de inversión eficiente, transparente y con resultados; con especial atención a los maestros, docentes, profesores e investigadores quienes son los que potencian y escalan los resultados.

No nos queda mas que ponernos a la orden para trabajar juntos en alcanzar las metas que tenemos en Educación en la región, agradecer el detalle de su atención y la voluntad política para trabajar en tan importante tarea por la educación en Iberoamérica, madre de todas las “prosperidades, inclusiones y sostenibilidades”.

P. Carlos Fritzen, SJ

Coordinador General FIFyA

Bogotá, 16 de noviembre de 2018

Descargar el comunicado