Nuestra Historia

Fe y Alegría comienza donde termina el asfalto…

 

En el Perú, Fe y Alegría inicia sus actividades en 1966 con la creación de cinco escuelas públicas en las zonas pobres que circundaban el perímetro de Lima: San Martín de Porres (Fe y Alegría 1 y 2), San Juan de Miraflores (Fe y Alegría 3) y San Juan de Lurigancho (Fe y Alegría 4 y 5).
Desde entonces, cada año Fe y Alegría ha crecido gracias al esfuerzo, trabajo y apoyo de miles de peruanos y peruanas, quienes, a través de diferentes medios, han hecho posible educar con calidad a miles de niños, niñas, adolescentes y adultos de escasos recursos.

 

En la década de 1970

 

En Fe y Alegría se fortalece el sentido de identidad y pertenencia al movimiento de educación popular a través de la profundización del sentido de la Misión y el Ideario de la Federación Fe y Alegría.
Como respuesta a las necesidades del país, se crean los primeros colegios en otras regiones:

 

Fe y Alegría 14, en el Asentamiento Humano 3 de octubre en Chimbote (Áncash)
Fe y Alegría 15, en el caserío El Indio (Piura)
Fe y Alegría 16, en el Pueblo Joven San Juan de Chimbote (Áncash)

 

En la década de 1980

 

Se refuerza la calidad educativa desde la formación y el acompañamiento de los directivos y docentes.
Se inicia un camino de desarrollo personal y profesional permanente para un mejor servicio educativo.

 

Se prioriza la formación en y para el trabajo desde la creación e implementación de talleres.
Fe y Alegría va tomando forma paulatinamente para responder de manera efectiva a las necesidades concretas de las comunidades desarrollando propuestas curriculares alternativas a las propuestas tradicionales.

 

En la década de 1990

 

Fe y Alegría asume el desafío de hacerse presente más allá de las zonas urbanas periféricas y emprende una política de diversificación de los proyectos educativos. Se fundan colegios en la selva peruana y se crean redes educativas rurales en zonas andinas y amazónicas.

 

Ante la demanda poco atendida a estudiantes con necesidades educativas diferentes, Fe y Alegría asume la Educación Básica Especial al crear el Centro de Educación Básica Especial Fe y Alegría 42 en la ciudad de Chimbote (Áncash).

 

En la década del 2000

 

En el marco de una política de inclusión, Fe y Alegría impulsa la atención de jóvenes y adultos que no pudieron culminar sus estudios de educación básica a través del Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA), interactuando a través de clases radiales apoyadas con material autoinstructivo impreso, además de reuniones presenciales y a distancia.

Fe y Alegría se incorpora a la Educación Superior al crear los primeros Institutos Superiores Tecnológicos, donde forma profesionales técnicos en carreras acordes a la demanda laboral, el mundo productivo y el desarrollo regional donde se ubican, lo mismo que al conjunto del país.

De acuerdo con las nuevas corrientes pedagógicas, Fe y Alegría elabora su propuesta pedagógica orientada a la transformación de las prácticas docentes y a lograr aprendizajes para la vida.
Se inaugura en las instituciones educativas una etapa de reflexión en torno a la propuesta de formación en valores y aprendizajes esenciales en el marco de una formación integral ciudadana.

 

Desde el año 2010 hasta la actualidad

 

Se pone un énfasis importante en la gestión con liderazgo pedagógico de las instituciones educativas, capacitando y especializando a los directivos.
Se fomenta la comunicación e intercambio de experiencias entre directivos en redes educativas por regiones.

Fe y Alegría fortalece la relación con el Ministerio de Educación, las Direcciones Regionales de Educación y las Unidades de Gestión Educativa Local para aportar su experiencia y las innovaciones de sus instituciones educativas.
Fe y Alegría consolida su imagen como educación pública de calidad.

 

A lo largo de sus 54 años, Fe y Alegría del Perú ha crecido y se ha fortalecido, ampliando su ámbito de acción en 21 regiones del país en las tres modalidades del sistema educativo (Básica Regular, tanto urbana como rural; Básica Especial y Básica Alternativa) y en los diferentes niveles (básico y superior).
Gracias al trabajo conjunto de docentes, padres y madres de familia, de 48 congregaciones religiosas y del Estado peruano, Fe y Alegría del Perú sigue trabajando con la misma ilusión y entusiasmo para cumplir con la misión iniciada por el Padre José María Vélaz: “Formar ciudadanos justos, solidarios y comprometidos con la transformación de su sociedad”.

©2020 Todos los derechos reservados