Síguenos:

Seleccionar País:

PanamáFederación InternacionalArgentinaBoliviaBrasilChadChileColombiaEcuadorEspañaEl SalvadorGuatemalaHaitiHondurasItaliaNicaraguaParaguayPerúRepública DominicanaUruguayVenezuela

Nuestra Historia

Un movimiento comprometido con la construcción de una sociedad justa y fraterna.

Fe y Alegría, nace en Venezuela en el año 1955 por iniciativa del Sacerdote Jesuita P. José María Vélaz, profundamente motivado ante la injusticia social y educativa existente en Caracas. Acompañado por un grupo de estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello, entra en contacto directo con la realidad de los barrios periféricos de la capital venezolana y da inicio a un movimiento de educación popular integral.

Convencido de la importancia de una educación como medio de mejorar el nivel de vida de los pobres y de las necesidades de reforzar la organización de la comunidad, comienza un proyecto educativo con la creación de la escuela, que pronto se extenderá por el país y daría paso al nacimiento de otros centros educativos no solo en Venezuela sino en otros países de Latinoamérica.

Nació Fe y Alegría Panamá

En 1965 se inicia la experiencia de Fe y Alegría Panamá. En su etapa inicial promueve la creación de centros educativos (escuelas primarias) par los sectores más pobres de la zona urbana. Muy pronto se hizo evidente la necesidad de crear escuelas vocacionales que capacitaran para el trabajo educativo, como la Escuela de Curundú, la vocacional de El Silencia en Bocas del Toro y se inician otros como la Ciudad del Niño.

Más adelante, de 1978 a 1981, se pasará a otro tipo de experiencia, con énfasis en la promoción de procesos sociales – productivos. Cada proyecto social abarcará los aspectos productivo, organizativo y formativo. Surgen así algunos que se extenderán por el territorio nacional; desde la provincia de Chiriquí, hasta la provincia de El Darién.

Reorientación en nuestras actividades

A partir de 1981, la institución vuelve a enfocar la atención hacia la educación no formal, organización, capacitación de adultos y de dirigentes indígenas, así como otros proyectos de desarrollo social productivo. Esta reorientación del que hacer, significaría una concentración de esfuerzos para evitar la dispersión a lo largo del país y permitiría priorizar a dos pueblos originarios (Ngäbe-Bugle y Emberá) más deprimido y que sufren manifestación de elevado índice de pobrezas; a su vez se concentra la atención en escuelas vocacionales en la ciudad de Panamá.

En 1993 se hace una evaluación profunda del trabajo que se realiza en Panamá, se reafirma la línea estratégica del trabajo con pueblos originarios y se redefinen nuevas líneas y estrategias para dar nuevas respuestas a las necesidades de la población excluida de la sociedad panameña.

De la refundación al relanzamiento

A partir de 1997, se inician una etapa de refundación; con la cual se logra una nueva organización y se establecen prioridades en el trabajo tales como: la educación técnica – vocacional de jóvenes excluidos y el acompañamiento a comunidades de pueblos originarios y campesinas en su proceso de autogestión social económica y cultural.

En el 2018, nos reunimos los miembros de la Junta Directiva, facilitadores, amigos y amigas en la misión que juntos a los socios solidarios; nos provocaron la reflexión y análisis con sus argumentos para construir con “luces largas” y “foco claro” el proceso de “Relanzamiento estratégico de Fe y Alegría Panamá” y así poder dar respuesta a lo que el país nos demanda con relevancia y sostenibilidad: social, organizativa y económica.

“Luces largas” y “foco claro” para Fe y Alegría Pamaná

Durante el proceso de relanzamiento estratégico constatamos que:

• Los objetivos misionales de la Compañía de Jesús en Centroamérica y Fe y Alegría en Panamá están en armonía y correspondencia e invitados por la Congregación General 36 a discernir, elegir y planificar.

• Fe y Alegría en Panamá, se tiene muchas oportunidades misionales desde una visión más contextual de des – ruralización del país (concentración, urbanización), búsqueda de más democracia, menos desigualdad y más cuido de la ecológica. En este escenario, se prevé un nuevo pacto social emergente capital/trabajo que presenta una dualidad en tensión entre de mercados laborales e inserción laboral con una dosis de feminización de la demanda; con lo cual la formación profesional, capacitación para el empleo, la reconversión laboral, y la certificación laboral cobran más fuerza.

Leer más

• En el ámbito educativo, de los matriculados en primer grado de primaria solo el 5% de los estudiantes llegan a la universidad, produciéndose el quiebre del sistema en un 50% entre los estudiantes de las edades de 12 a 15 años, los llamados Ni-Ni (ni en edad de educación regular, ni edad de educación de adultos). Aquí emerge una oportunidad de “nueva escuela” atendiendo de manera flexible, acreditando y certificando laboralmente a ese caudal de chicos y chicas con nuevas estrategias de teleducación, además de la escuela clásica aprovechando las ventajas en conectividad y calidad de la misma que tiene el país.

• La Educación Intercultural Bilingüe (EIB), no sólo desde las comarcas sino también desde la ciudad producto de la fuerte migración interna sigue siendo una tarea pendiente que hace un llamado a nuestra vocación de “fronteras”.

Fe y Alegría en Panamá … Yarna panai, ¡Abya Yala bin sógue!

©2022 Todos los derechos reservados