Síguenos:

Seleccionar País:

VenezuelaFederación InternacionalArgentinaBoliviaBrasilChadChileColombiaEcuadorEspañaEl SalvadorGuatemalaHaitiHondurasItaliaNicaraguaPanamáParaguayPerúRepública DominicanaUruguay

Conoce la Historia de la Rifa de Fe y alegría

La Rifa Anual de Fe y Alegría, como la recordamos muchos venezolanos de todas las edades, empezó formalmente en 1960. Fe y Alegría crecía y necesitaba fondos para financiar sus escuelas, materiales y maestros. Desde entonces, se hacía esta campaña anualmente y más que levantar fondos levantaba sensibilidad hacia las necesidades de la población desasistida.

 

Pero como símbolo fundacional, Fe y Alegría recuerda que los primeros ingresos de tesorería fueron producto de una rifa –¡la primera rifa de Fe y Alegría!–: una de las jóvenes del grupo de estudiantes de la UCAB que visitaba los barrios con el Padre Vélaz, donó sus zarcillos de platino y otra propuso que se hiciera una rifa con ellos. Con los 4.000 bolívares que se obtuvieron, se hicieron unos bancos sin respaldo para los alumnos y se empezaron a pagar los primeros sueldos a las tres maestras de la primera escuela.

 

Más adelante, cuando se comenzó con la rifa formal, se usaba un esquema de distribución de boletos en los colegios privados de Caracas y otras ciudades, que incluía una charla en todas las aulas sobre la educación de Fe y Alegría y la posibilidad de brindarle educación a los niños que aún no iban a la escuela. En los colegios se hacían competencias entre secciones para vender boletos y la sección ganadora salía a algún paseo. Hoy en día muchos adultos venezolanos recordamos haber salido con nuestros talonarios a tocar puertas o convencer a la gente que esperaba su autobús para que nuestra sección ganara.

Grandes aliados tuvo nuestra Rifa Anual. Uno de los más conocidos fue Renny Otolina, quien llevó el sorteo a su programa y ayudó a grabar en nuestra memoria aquella canción de “Cinco bolívares para cinco mil niños más”. Muchos venezolanos se sintieron movidos y compraron boletos, se convirtieron en nuestros mejores aliados.

 

Los procesos de la rifa se fueron adaptando a los tiempos del país y cada año fuimos innovando en premios, en transmisión del sorteo, en promoción y en dar a conocer nuestro movimiento. Dentro de esta idea de innovar, desde el año pasado, la Gran Rifa Anual es un proceso digital, fácil de comprar, accesible dentro y fuera de Venezuela, y que permite mecanismos de pago que hace apenas unos años no existían.

 

Seguiremos transformando y contando con el apoyo de todos los venezolanos que conocen la trayectoria de Fe y Alegría y quieren ser socios de mantener esta esperanza en acción.

María Fernanda S

©2022 Todos los derechos reservados