Síguenos:

Seleccionar País:

VenezuelaFederación InternacionalArgentinaBoliviaBrasilChadChileColombiaEcuadorEspañaEl SalvadorGuatemalaHaitiHondurasItaliaNicaraguaPanamáParaguayPerúRepública DominicanaUruguay

La iglesia venezolana introduce la causa de los santos de Abraham y Patricia Reyes

Los obispos de Venezuela, en su reunión plenaria del año 2021, con voz unánime, solicitaron iniciar el proceso de reconocimiento de las vidas santas de Abraham Reyes y de su esposa Patricia García de Reyes. El Sr. Cardenal Baltazar Porras, en una rueda de prensa en la Parroquia de La Candelaria, anunció el envío a la Congregación de los Santos en Roma la solicitud de Nihil Obstat (nada impide) el inicio del proceso.

 

El anuncio lo realizó el Sr Cardenal, acompañado de los sacerdotes jesuitas Rafael Garrido, S.J, Superior Provincial de los Jesuitas en Venezuela y S.J. Manuel Aristorena, S.J, Director Nacional de Fe y Alegría Venezuela.

Abraham y Patricia Reyes se dieron a conocer por la entrega de su casa, recién terminada de construir, al P. José María Vélaz, para que naciera Fe y Alegría.

 

Abraham trabajaba de noche en el Aseo Urbano y construyó poco a poco su “ranchote” de dos pisos; Patricia fue siempre su ayuda. El piso de arriba, pensado para cuando sus hijos, todavía niños, se casaran, no tenía tabiques y era muy apropiado para el catecismo de los universitarios de La Católica que acompañaban a Vélaz. Llegaron a tener 13 hijos, más otra media docena de “hijos de crianza”, y a dos de ellos amamantó Patricia
Cuando Abraham y Patricia se enteraron que se necesitaba un espacio para la escuela entregaron a Vélaz ese local. Al día siguiente, un cartón en la puerta decía: ESCUELA, SE ABREN INCRIPCIONES PARA NIÑOS VARONES. Y empezaron las clases 100 muchachos, sentados en el suelo.

 

Vélaz pidió a los universitarios buscar alguna casa o rancho un poco grande para las niñas. Abraham se enteró y ofreció el resto de su casa, quedando él y su familia en un rincón de su casa. En ese espacio así empezaron a estudiar 70 niñas.
Abraham se entregó a trabajar en la Legión de María, él manifestó que hizo un convenio con ella: “Yo trabajaré en la Legión de María, que es tuya, y tú trabajas en Fe y Alegría que es mío… y Fe y Alegría salió ganando”. Hasta el final de su vida trabajó en la Legión de María.

 

Fue invitado al Diaconado Permanente y se formó por 4 años, con grandes sacrificios. Fue del grupo de los primeros ocho Diáconos Casados de la Iglesia venezolana. Uno de sus compañeros decía que “Abraham hablaba poco, pero cuando hablaba, todos nos callábamos porque sentíamos que Dios nos hablaba en sus palabras”.
Todas estas obras han servido de inspiración para iniciar la causa de los santos de Abraham y Patricia Reyes, unos esposos que dedicaron su vida al servicio de los otros.

Recordemos que son cinco pasos los que se siguen en el proceso oficial de la causa de los santos, una vez transcurridos cinco años desde la muerte del candidato o candidata:
1. Postulación: se presenta y da a conocer la intención de elevar a la santidad a esa persona, y se recaban datos biográficos y testimonios.
2. La persona es declarada “siervo de Dios”.
3. La persona es declarada “venerable”.
4. Beatificación: la persona es declarada “beata” si se prueba
la existencia de un milagro debido a su intervención.
5. Canonización: la persona es declarada “santa” cuando
puede atribuírsele un segundo milagro.

©2022 Todos los derechos reservados