Síguenos:

Seleccionar País:

Fe y Alegría se solidariza con damnificados por ETA-IOTA

La depresión tropical Eta y la tormenta Iota han dejado a su paso grandes estragos en los países centroamericanos. Particularmente en Guatemala, se han contabilizado más de 311,000 personas afectadas, 34 fallecidos, 150 desaparecidos y más de 72,118 persona evacuadas. En cuanto a la infraestructura 108 tramos carreteros han sido dañados, 9 carreteras destruidas, 16 puentes destruidos y 264 escuelas con daños, sin contabilizar las viviendas y siembras que se han perdido.

 

Desde su ingreso en noviembre de 2020, la depresión tropical Eta afectó principalmente a las zonas de Izabal, Alta Verapaz, Zacapa, Quiché, Chiquimula, Huehuetenango, Guatemala y Sacatepéquez, provocando grandes inundaciones, desbordes de ríos, derrumbes destrucción de carreteras y deslaves de tierra que pusieron en riesgo a familias de las zonas y a trabajadores de las fincas.

 

Sin embargo, días después vendría la tormenta IOTA a complicar más la situación. A la fecha se contabilizan 383,613 personas afectadas, 6 fallecidos y 27,158 evacuados. Más de 4,800 viviendas dañadas, 54 carreteras dañadas y 26 puentes afectados. Debido a las grandes inundaciones, más de 72,800 familias se han visto afectadas debido a daños o pérdida de cultivos. Esto sin duda, traerá consigo una crisis económica y alimentaria inminente. 

 

Alta Verapaz, uno de los departamentos con los índices de pobreza más altos fue uno de los más afectados, su geografía montañosa y ríos caudalosos hicieron de sus paisajes una zona de destrucción. Asimismo, en la zona portuaria de Izabal, Huehuetenango, Zacapa y Chiquimula también fueron fuertemente afectados, ambos departamentos son parte del corredor seco que son marcados por la pobreza y la desnutrición, en esta zona las inundaciones afectaron a las personas que viven en las orillas de los ríos, entre ellos familias de las comunidades donde está presente Fe y Alegría.

 

“Me preocupa la gente, están en riesgo y no quieren salir, la maestra ya perdió su casa y se está quedando donde unas familiares, pero los demás no quieren salir, yo hoy voy a hablar con el alcalde para ofrecer el salón del Centro Educativo como albergue porque la gente está en riesgo y no tienen a donde ir” Directora del CER1 Fe y Alegría

 

La emergencia no termina con la lluvia, pues en este país con tantas precariedades un desastre natural de esta magnitud afecta a largo plazo, sumando a esto los riesgos que ha traído la pandemia por el Covid 19 dejan una situación de gran preocupación. Es por eso que Fe y Alegría ha tomado acción para solidarizarse con sus hermanos y hermanas guatemaltecas recolectando víveres, ropa e insumos y poniendo a su disposición los centros educativos como centro de acopio y albergues para facilitar el apoyo a los damnificados. 

 

“No podemos quedar satisfechos mientras haya dolor” 

 

©2022 Todos los derechos reservados