Síguenos:

Seleccionar País:

Peregrinación Ignaciana “ver nuevas todas las cosas en Cristo”

Bajo el lema “ver nuevas todas las cosas en Cristo” estudiantes de los centros educativos de Fe y Alegría ubicados en Ciudad Sandino y Mateare, el pasado viernes 30 de julio realizaron la Peregrinación Ignaciana 2021 en conmemoración al año ignaciano que nos recuerda los 500 años de la conversión de San Ignacio de Loyola.

 

Por Grisell Galeano, Promotora de Comunicación

 

Recientemente, el 31 de julio fue el Día de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, conocida como los jesuitas. Fue un 20 de mayo de 1521, cuando Ignacio de Loyola, un miembro de la nobleza de la Península Ibérica, dejó sus acciones bélicas para dedicarse a atender a los desfavorecidos del mundo. De esta manera comenzó el legado de la Compañía de Jesús.

 

El concepto de “peregrinación” en la mentalidad de San Ignacio de Loyola es importante, pues su obra maestra los “Ejercicios Espirituales” fue compuesta en gran parte durante una peregrinación y en su autobiografía se refiere a sí mismo no como “Ignacio”, sino como el “peregrino”.

 

La peregrinación organizada por la comunidad educativa inició de forma semipresencial el día lunes 26 de julio. Se realizaron cuatro encuentros en donde se reflexionó y oró la temática de los cuatro episodios del proceso de conversión de Ignacio: Loyola, Pamplona, Monserrate y Manresa. La peregrinación presencial se realizó el viernes 30 de julio y se estructuró en cuatro estaciones:

 

  1. Colegio Nuestra Señora de Guadalupe: El Origen – Loyola.
  2. Colegio Roberto Clemente: La Primera Conversión – Pamplona.
  3. Casa Regional, a cargo del Colegio San Francisco Javier, Mateare: Indigente de Dios – Monserrate.
  4. Colegio San Francisco Xavier Ciudad Sandino: Manresa – La Segunda Conversión.

 

 

Para Rosa Amanda Ponce, directora del Colegio Roberto Clemente, la conversión de San Ignacio representa una inspiración jesuita para que las y los estudiantes sigan los pasos del peregrino, “dicho esto en términos de espiritualidad y forma de vida; brinda la oportunidad de revivir los pasos del fundador de la Compañía de Jesús en una manera literal: el [Camino de Ignacio] simbólicamente se representa en nuestra peregrinación con estudiantes que año con año dan vida a la experiencia de Ignacio de Loyola”.

 

En cada estación se realizó un espacio de reflexión dinamizado por las y los estudiantes de cada centro educativo y posteriormente se concluyó con una jornada de convivencia y retiro espiritual.

 

“La actividad de peregrinaje que hacemos las/los estudiantes para revivir las experiencias de San Ignacio de Loyola, está inspirada en su propia vida, lo que nos ayuda a entrar en contacto con Dios, la naturaleza y nosotros mismos en reflexión de nuestro actuar en el día a día”, expresó María Noelia Picado, estudiante del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe.

 

 

Para Ángel Bolaños, estudiante del Colegio San Francisco Xavier Mateare, las representaciones creativas que hacen las/los estudiantes son inspiradoras “es una de las mejores formas de revivir el legado ignaciano y de vivir la espiritualidad jesuita, y a la vez una oportunidad para reflexionar sobre nuestra vida espiritual. Esta es mi primera experiencia y me ha gustado mucho comprender el camino de San Ignacio de Loyola”.

 

El “Camino de Ignacio” es una actividad tipo peregrinaje para revivir las experiencias de San Ignacio de Loyola, este proceso revela la conversión de San Ignacio ocurrida mientras él se recuperaba de una herida de bala de cañón que recibió al defender Pamplona. San Ignacio dejó su vida holgada, con seguridad económica y vinculada al poder. Dejó su casa para peregrinar y definir su camino. Se desprendió de los bienes materiales y se dedicó a atender a mendigos y a prisioneros.

 

En Fe y Alegría el seguimiento a Cristo se hace en comunidad; por ello, en este espacio nos mueve el espíritu de Jesús, vivido por San Ignacio de Loyola, para seguir formando integralmente a las y los estudiantes.

©2022 Todos los derechos reservados