Educación en Emergencia, un reto lleno de nuevos aprendizajes

Por: Gehiomara Cedeño – Coordinadora del Eje de Educación Popular FIFyA – Subdirectora Nacional Fe y Alegría en Ecuador

En FyA en todos los países estamos respondiendo a la emergencia, trabajando arduamente por defender y garantizar el acceso a educación de calidad, inclusiva, para la vida y transformadora, un derecho que debe ser para todos y todas.

 

Las respuestas han sido tan variadas como creativas de acuerdo a los contextos y posibilidades de los recursos disponibles en cada país: Se han creado banco de materiales, guías de aprendizaje, spots de radio, videos, campañas de prevención, protección, formación a docentes en habilidades tecnológicas, metodologías, se ha priorizado la enseñanza virtual de emergencia, el acompañamiento y contención emocional y vivencia de la espiritualidad.

para reconstruir el tejido social, consolar a los tristes, extrañar a quienes se hayan ido, ser felices por volvernos abrazar y reconocer lo que el otro significa en nuestra vida. Ante este sueño de imaginar una educación distinta, el reto actual del movimiento es trabajar e incidir para acortar las brechas, para transformar la educación volviendo a poner en el centro a la persona, preguntarse para qué educar y no qué deben aprender.

Creo que esta pandemia nos está enseñando muchas cosas:

 

>> Que como humanos somos débiles, como humanidad fuertes. Ha despertado los valores de solidaridad, recuperado el valor de la salud, la educación, la agricultura, la naturaleza, vivir con lo indispensable evitando el consumismo, dar respuestas creativas y hacer cosas diversas.

 

>> Hoy más que nunca es necesario educar para la resolución de conflictos, saber afrontar la incertidumbre, aprender a convivir con otras y otros.

 

>> La escuela tiene que cambiar: me imagino una vuelta a la escuela que priorice el enseñarnos a aprender a ser más humanos, que integre saberes y experiencias, que trabaje desde el contexto y por proyectos, que promueva la solidaridad.

 

>> Hemos integrado a la familia en la educación, a la vuelta no podemos perder ese espacio, hay que potenciarlo y empoderarlos.

 

>> Hemos aprendido a ponernos en los zapatos de los otros y otras…quizás estamos entendiendo el por qué las personas migran; en que tener dinero no soluciona todos los problemas, y que necesitamos trabajar en red para fortalecernos.

 

Son tiempos de dificultad, pero también de oportunidad y aprendizaje, siento muy vigentes las palabras de José María Vélaz, de que en medio de las adversidades, atreverse a más es misión de Fe y Alegría.

Federación Internacional Fe y Alegría. Carrera 5 # 34-39 Barrio La Merced, Bogotá - Colombia | CP: 110311 | Teléfono (+57) 17712362

©2020 Todos los derechos reservados